Juegos de mesa para niños de 3 años o menos

Hay quienes queremos un mejor futuro para nuestros hijos, un mejor futuro en sus tiempos de ocio, en sus horas de diversión, un futuro mejor que los aburridos juegos de Monopoly, los tradicionales Operation y el eterno Uno. Vaya, un mejor futuro que los videojuegos de un solo jugador en una tableta o en un celular. Queremos hijos que al jugar tengan la oportunidad de interactuar cara a cara con otros niños o familiares, idear estrategias para maximizar sus beneficios, solucionar problemas en equipo, dominar diversos mecanismos de juego y aprender a seguir reglas.

A continuación verán una lista de buenos juegos de mesa para niños muy pequeños:

  • Roll & Play de Thinkgeek. Recomendado para niños mayores de 18 meses, este es un juego sencillo al estilo “Simón dice”. Contiene un dado grande de tela y tarjetones de 6 colores diferentes. Las reglas son sencillísimas: solo lanzas el dado, tomas una tarjeta del color que te tocó y obedeces las instrucciones. En algunas tarjetas se pide que el jugador realice un movimiento, o que señale alguna parte de su cuerpo, o imite el sonido de un animal, etc.

  • Enchanted Cupcake Party Game de Disney. Este juego es ideal para niños que les fascinan los cupcakes y las princesitas de Disney. El juego está recomendado para niños mayores de 3 años, en especial porque tiene partes demasiado pequeñas. Sin embargo, el juego no está nada mal: su objetivo es armar un cupcake antes que los otros jugadores. A cada jugador le toca armar uno o varios cupcakes particulares. Para lograrlo deberá ir volteando fichas que le permitirá buscar partes de sus cupcakes. Deberá completar su cupcake antes de que lo haga el oponente o antes de que se hayan volteado todas las piezas de un reloj que anuncia que el juego ha terminado.

  • Pizzeria Alegro de Haba. Un juego bellísimo y muy atractivo para niños mayores de 3 años, amantes de las pizzas. El juego contiene un horno, dos masas para pizzas y 48 ingredientes hechos de tela, tablas de cartón para las pizzas y los ingredientes, y 18 tarjetas. Los jugadores deberán preparar pizzas de manera que se apegue a la órdenes de sus clientes expresadas en las tarjetas.

  • Zimbbos! de Blue Orange. Este es un juego para apilar elefantes y payasos en una pirámide. ¿Qué hay que hacer? Cada jugador en su turno tira un dado que determina si le tocará apilar elefantes, barras o “comodines”, que son los payasos. El jugador que coloque el último elefante de la pirámide gana. Este juego es muy bueno para identificar colores y números, y para aprender sobre equilibrio. Todas las piezas son de madera sólida.

  • The Sneaky, Snacky Squirrel Game de Educational Insights. En este hay que ayudar a las ardillas a recolectar sus bellotas para el invierno. El jugador que recolecte primero todas las bellotas para el tronco de madera de su ardilla gana. En su turno, cada jugador deberá girar una rueda que le indicará de qué color podrá escoger una bellota o si puede hacer otra acción como robar una de un compañero. Los niños probarán su destreza motora al tener que agarrar las bellotas con unas pinzas en forma de ardilla para colocarlas en los troncos de árbol.

  • Gobblet Gobblers de Blue Orange. Este es un juego recomendado para niños de 5 años en adelante. Es como un juego de gato con el triple de complejidad. La caja viene con 4 palitos que se arman en forma de # y 12 piezas de madera para jugar. Cada jugador tiene 6 piezas de un mismo color, pero diferentes tamaños. El objetivo del juego es que un jugador logre alinear 3 de sus piezas. El problema es que cada jugador tiene piezas de diferentes tamaños que permiten “comerse” a otras piezas y anular su posición. Durante cada turno, el jugador puede colocar una pieza nueva o mover cualquier otra que ya se encuentre en juego; puede ponerla encima o quitarla de encima de otra pieza hasta lograr el objetivo. ¡Sí está complicado! Uno tiene que recordar de qué color son las piezas que están abajo de otras para no terminar perdiendo por accidente. Este juego sí está difícil para niños de tres años, pero se puede usar para familiarizarlos con un juego de gato normal primero, por ejemplo.

Si al principio tu niño no quiere jugar siguiendo las reglas, no te preocupes. Todos estos juegos pueden ser disfrutados de otras formas. Por ejemplo, en Pizzeria Allegro los niños pueden preferir jugar a que hacen pizzas sin seguir las órdenes de las tarjetas; o en Enchanted Cupcake Party Game pueden preferir servir los cupcakes en platitos para otros juguetes; o en Zimbbos! pueden querer jugar al circo… ¡No importa! Conforme pasen los meses irás notando cómo tus chamaquitos van creciendo y estando listos para probar otras dinámicas de juego.

About the author

Lilí Lanz

Lingüista, profesora, madre, consumidora adicta de libros