Geeks: sociables, no convencionales

Parte II de II.

Un estudio reciente de lingüística de corpus y psicología social en la Universidad de Pennsylvania ha encontrado una fuerte relación entre el interés por la tecnología, los videojuegos, los cómics y la cultura pop japonesa, y los rasgos de personalidad introspectiva e inconsciente. Puedes leer todo al respecto aquí.

Lo que este estudio no ha considerado, así como ninguna otra persona que afirme que los geeks y los gamers son asociales, es que la personalidad suele ser maleable. Exploré este tema en sujetos bilingües, reflexionando si era posible que ellos modificaran su personalidad según la lengua que usen. Puedes leer al respecto aquí. Si la personalidad puede ser modulada según la lengua que se elija para comunicarse, ¿por qué no habríamos de modular también la personalidad según la actividad que estemos realizando?
Daré un ejemplo personal: en la escuela, como alumna y compañera de clases soy muy introvertida; no suelo hablarle a la gente, ni acompañarla a eventos y cualquier comentario que me hagan me pone nerviosa y ansiosa. No tengo idea de por qué. En la misma escuela, como profesora ¡soy muy extrovertida! No me da miedo bromear, hacer caras, estar frente al grupo, involucrarme con los estudiantes y sus comentarios no me generan ansiedad, al contrario, me dan satisfacción. Entonces soy introvertida y extrovertida en dos circunstancias diferentes. Quizá tú has notado que al volante eres muy inconsciente, pero fuera del carro eres bien considerado con los demás; tal vez en tu trabajo eres muy paciente, pero con tu familia se te bota la canica a la primera de cambios; quizá eres introvertido con las mujeres pero extrovertido entre hombres, o viceversa.
Se me aplicaran un examen de personalidad, ¿qué parte de mí quedaría registrada? ¿Quien soy en clase o quien soy frente a clase? Es más, yo estaría contestando el examen ¿pensando en qué parte de mí? Porque yo no finjo ninguna de mis personalidades. Todas conforman mi Yo aunque sean completamente diferentes.
El geek ha sido considerado introvertido e inconsciente, ¡basándose en sus estados de Facebook! O sea, en actividades que suele hacer en casa, cuando tiene el tiempo de “ocio” en que actualiza su estado. El estudio de palabras en Facebook solo ve la relación entre la personalidad y los momentos de ocio que los individuos deciden compartir en línea. O sea, se trata de información muy delimitada que no explica a las personas en su totalidad.
Decir que los geeks son asociales es olvidar que su pasión es en torno a la ¡cultura popular!!! Consumen narrativas e interiorizan sus lógicas. Luego logran saltar de una narrativa a otra y otra cambiando con ello también sus expectativas, vocabulario, conductas y esquemas. Los geeks, entonces, son altamente maleables. Un geek puede pasar de hablar de su gusto por el Universo de Star Wars, a su interés por el Universo de Marvel, a su pasión por los juegos de Zelda, a su indignación por el universo… real o las decisiones de producción en torno a estas franquicias. Eso le brinda la oportunidad, a este hipotético geek, de interactuar con personas que tengan al menos uno de los intereses anteriores. Y lo hacen… todo el tiempo. Es parte de la dinámica de consumir cómics, videojuegos, series… discutimos lo que nos gusta con otros.
Si los geeks fueran asociales, sería una pérdida de dinero, tiempo y energías convocar convenciones. Los asociales se quedan en casa. Y si salen, no interactúan. Imagina una convención en un centro magno lleno de gente así. Todo callado con gente sumergida en sí misma jugando o leyendo… Ni al caso.
¡Si algo no puede dejar de hacer esta gente loca es procurar convivir con personas que compartan su pasión! Discuten en foros, conforman grupos y colectivos, participan en extensos y acalorados debates donde muy extrovertidamente comparten y defienden sus opiniones. También son muy considerados al actualizar con información, prestar material u ofrecer ayuda a otros geeks. Y todo esto lo pueden hacer naturalmente, adaptándose a nuevos contextos según el producto pop-culture del que se trate. Vaya, díganme si eso encaja con la noción que se tiene de un “desadaptado social”? Come freaking on! A mí no me vengan con eso.
Si en un estudio escogen un método que evalúa la personalidad basándose en criterios tradicionalmente convencionales (y por otro lado, muy probablemente, tendientes a la moralidad cristiana; pues resulta que el estudio de Penn University fue “generosamente” apoyado por el Templeton Religious Trust), pues por supuesto que los resultados te dirán que quienes leen, juegan videojuegos y usan mucho la computadora, en sus tiempos de ocio y Facebook abierto, no encajan con lo que se suele calificar como sociable. Pero eso es porque algunos académicos no saben observar bien. No entienden lo que no conocen y, por lo mismo, se fijan en los detalles equivocados.
El geek es social por excelencia… pero convencional, eso nunca. Qué aburrido.

Fuente de imagen: http://scratch.media/wp-content/uploads/2015/06/calm_geek_by_pau87x-d4rz7sl.jpg

About the author

Lilí Lanz

Lingüista, profesora, madre, consumidora adicta de libros